Portada » Insourcing o outsourcing ¿Qué es mejor?

Insourcing o outsourcing ¿Qué es mejor?

A menudo, las diferentes áreas de una empresa, sobre todo de compras, recursos humanos y operaciones necesitan el apoyo de un tercero para entregar resultados y mantener la satisfacción del cliente, que puede ser alguien dentro de la organización o el cliente final.

Por ejemplo, en la industria automotriz, es posible que necesiten de una persona que retire scrap de la nave, si no hace bien su trabajo por que está enfocada en otras tareas o no es su especialidad, afecta a las otras áreas.

Aquí existen 2 alternativas: Capacitar a la persona para que se especialice en retirar scrap o subcontratarla.

Por lo general, al solicitar apoyo de alguien especializado, la empresa contratista deberá facilitar el proceso para que el cliente y por lo tanto, generará eficiencias ya que no hay que capacitar a alguien más y esto a su vez, ahorra tiempo.

Gestionar una empresa no es  fácil, hay que desarrollar actividades principales de la organización, cumplir con todas las obligaciones y con las necesidades impuestas por el gobierno, las exigencias de los empleados y de los consumidores.

La subcontratación surge como algo natural y sirve para la evolución de la empresa.

Las personas no son capaces de hacer todo por sí solas.

El aumento de la competencia entre mercados obliga a las empresas a que concentren sus mejores recursos en el negocio principal.

Subcontratar servicios especializados no es más que la contratación de una empresa para realizar actividades, de las cuales la organización contratante no tiene conocimiento o no cuenta con la infraestructura necesaria para ejecutarlas, pero son servicios imprescindibles que la empresa funcione.

Por otro lado, el insourcing puede entenderse como una estrategia para mantener todos los servicios de una empresa trabajando internamente, sin la contratación de proveedores para servicios en proyectos.

Sí, reduce los costos a primera vista, sin embargo, es especie de “tercerización interna” pues implica la creación de un departamento dentro de la empresa y la contratación de profesionales especializados para atender las actividades secundarias organizacionales.

Esto puede ser más difícil de lo que suena y es probable que el costo inicial invertido sea mayor que al tercerizar servicios por outsourcing.

¿Qué esquema me conviene?

Aquí algunos puntos con los que puedes verificar tu  estrategia:

  1. Definir los objetivos con el esquema común: insourcing,
    Por ejemplo: Mejorar la economía, los servicios o los procesos. 
  2. Evaluar la estructura actual de la organización y descubrir si posee los requisitos necesarios.
  3. Evaluar costos.
    Si implica incorporar las funciones tercerizadas dentro de las instalaciones, si implica aumentar la cuenta eléctrica, si necesita inversión de software, inversión de capacitación, entre muchos otros.
  4. Proceso contractual: Evaluar todo el proceso legal para cumplimiento de tiempos, protección de las partes, gastos legales, obligaciones, etc.
    Este motivo es el de mayor peso para elegir outsourcing.
  5. ¿Tendrías mayor control sobre tu empresa?
    Si eres de las personas que les gusta tener control sobre todos los procesos, es posible que el outsourcing no pueda entregar los resultados a los que querrías llegar si lo hicieras tú mismo.
    Por el contrario, si te viene bien delegar y liberarte un poco para dejarlo en manos especializadas, es mejor outsourcing.
  6. Más conocimiento y experiencia, si es insourcing, los colaboradores responsables ya conocen todo el proceso y la dirección del negocio y entienden perfecto sin la necesidad de un tercero.
  7. Usa ambas: Algunas empresas necesitan de las dos para conseguir una combinación correcta para mejorar los talentos y los servicios a un mejor costo-beneficio.

Si nos preguntas, nosotros, tenemos la convicción que subcontratar una empresa especializada hace 100% los procesos más eficientes e incrementa la satisfacción del usuario o cliente final pues no solo te permite enfocarte en tu negocio si no que puedes:

  • Deducir el servicio (facturas, impuestos)
  • Reducir carga administrativa y social
  • Controlar mejor las incidencias con tu proveedor
  • Tener garantía de un servicio profesional
  • Formalizar un contrato
  • Transparencia de información gracias a la nueva reforma de outsourcing y el registro REPSE

Entre otros beneficios que pueden hacer la vida más simple.

Si necesitas asesoría, capacitación, analizar los riesgos, procedimientos de tu empresa o servicio profesional de limpieza, puedes enviarnos un mensaje un mensaje vía  whatsapp o correo electrónico. Queremos hacerte brillar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *