Portada » Reforma Fiscal de Outsourcing

Reforma Fiscal de Outsourcing

A partir del 2021, la Reforma Fiscal y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPC) han propuesto modificaciones para empresas de outsourcing o subcontratación por temas de abuso laboral lo que ha permitido que poco más de dos mil empresas bajo este esquema, con cerca de 1.2 millones de personas ocupadas, se regulen y modifiquen prácticas ilegales de trabajo.

Como bien sabemos, muchos Centros Comerciales, recurren a este servicio, a tercerizar la contratación de sus colaboradores por beneficios que brinda este esquema pues no solo les permite enfocarse en su negocio al dejar de controlar o supervisar una parte de su operación si no que resuelven aquello en lo que no están especializados a través de un tercer jugador que tiene muy claro cómo afrontar y solucionar temas relacionados a sus empleados, por lo tanto la empresa que contrata se vuelve más productiva en sus procesos y más especializada.

Sin una regulación, esta tercerización es particularmente famosa por evadir impuestos, no pagar prestaciones para abaratar el servicio y no tener las certificaciones que las avalen como empresas profesionales y responsables, por lo tanto, la calidad operativa que puedan llegar a tener, es irrelevante.

<b>Con una empresa regulada, formal y certificada,</b> además de que un colaborador subcontratado no estará desprotegido, permite a las empresas que contratan tener una deducción al 100% para impuesto sobre la renta a diferencia del esquema de prestaciones de previsión social que otorgan las empresas que solo se permite una de deducción que va del 47% al 53% (art.28LISR).

Por lo menos el 80% de las empresas en México buscan transferir a una empresa externa procesos que estén relacionados con nómina y personal con el objetivo de agilizar y reducir costos de operación.

Fiscalmente, ¿En qué consiste esta regulación?

La Reforma al outsourcing establece cambios a las Leyes del IVA, del ISR, del IMSS, del Infonavit y el Código Fiscal Federal. La mayor consecuencia de esto será un aumento en la carga fiscal para las empresas y en los gastos laborales.

  • En cuanto al Impuesto al Valor Agregado (IVA), se dejará de retener el 6% de IVA (artículo 1-A de esta ley).
  • Respecto a los requisitos nuevos para el acreditamiento de comprobantes de subcontratación, se pedirá copia simple de la autorización de la Secretaría del Trabajo y copia de la declaración, así como pago del IVA del periodo correspondiente.
  • Para el Impuesto Sobre la Renta (ISR) se pedirán nuevos requisitos para la deducción de la prestación de servicios especializados o ejecución de obras especializadas. Entre ellos se encuentra la autorización emitida por la Secretaría del Trabajo; comprobantes fiscales por concepto de pago de salarios de los trabajadores que hayan proporcionado el servicio.
  • Las empresas deberán presentar la declaración de entero de las retenciones de impuestos a los trabajadores, y el pago de las cuotas obrero-patronales al IMSS y aportaciones al Infonavit.
  • Con respecto con el Código Fiscal de la Federación, se añadirá el artículo 15-D donde se definirá fiscalmente la subcontratación y los comprobantes expedidos con motivo de la subcontratación se quedarán sin efectos fiscales.
  • Los esquemas que simulen la prestación de servicios especializados serán castigados como defraudación fiscal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *